El nuevo reto de la Seguridad Informática: La sanidad.

Enviado por admin el Dom, 19/02/2017 - 13:48
Seguridad informática en hospitales

Los componentes informáticos que se basan en la conectividad están cada vez más presentes en todos los ámbitos de nuestra vida. La medicina es una de las industrias que más usa los avances tecnológicos y hoy en día ya es capaz de  la atención médica a distancia. Esta evolución es muy beneficiosa, pero a la vez trae ciertos problemas: vulnerabilidades que pueden usar los cibercriminales.

 

En 2015 un alemán consiguió desconectar el servicio de ventilación de la anestesia que estaba conectada a la red informática del hospital bávaro. Esta red mantenía los mismos protocolos de seguridad que en 1998, siendo totalmente obsoletos.

En 2016 se descubrió que uno de los modelos más utilizados y fiables contenía una vulnerabilidad que permitía su acceso y control remoto únicamente estando físicamente en su radio de acción. La compañía intentó solucionar el problema con una actualización pero tuvo que acabar retirando este modelo y compensando a sus clientes.

Tras estos casos, y muchos más a lo largo del mundo,  se puede decir que los equipos de seguridad informática de los servicios sanitarios están desactualizados y que no se han realizado las pruebas de seguridad necesarias, si hubiese sido así esas actualizaciones existirían, lo que los hace la victima ideal de los cibercriminales que empiezan a tener mayor presencia en sus ataques a centros sanitarios. Esto preocupa sobremanera a las autoridades ya que no solo existe el riesgo de un perjuicio a los usuarios del sistema sino también a las propias empresas sanitarias y al propio estado en caso de que tuviera que hacerse cargo de indemnizaciones.

Por lo tanto, el nuevo reto para las autoridades sanitarias consiste en poner a prueba, actualizar y mejorar su seguridad para ofrecer un servicio sanitario totalmente seguro que evite que los hackers puedan extorsionar a empresas y clientes con la desactivación de soportes vitales o cualquier dispositivo informático del que dependa el funcionamiento de los centros sanitarios.