Big Data y Televisión.

Enviado por admin el Jue, 11/05/2017 - 15:49
House of Cards y Big Data

Ahora mismo las cadenas de televisión privada viven un auge y gozan de buena salud gracias a la producción de series propias que son más rentables que las mismas superproducciones de Hollywood. Mucho de este éxito que cosechan, incluso ya antes de empezar a emitirse, se debe a grandes guiones y equipos de trabajo pero hay un dato detrás que el gran público ignora, la utilización del Big Data para analizar los gustos y preferencias de los consumidores y darlos el producto que están buscando con el contenido relevante capaz de mantenerlos pegados enfrente del televisor.

 

En 2013 la cadena americana Netflix estrenó la serie “House of Cards” (en realidad inspirada por la serie de la BBC del mismo nombre emitida en el año 1990) con la certeza de que iba a cosechar un tremendo éxito. En realidad esta certeza provenía de que cada decisión en la producción de su serie estaba basada en un algoritmo que analizaba gustos y preferencias de los suscriptores de la cadena.

Ejemplos de los datos que utilizaron  los productores de Netflix son que a sus suscriptores les gustaba ver películas en las que  Kevin Spacey era el protagonista y en las que había un estilo thriller como el marcado por David Fincher en “Seven” (donde actor y director trabajaron juntos), que los suscriptores querían ver un thriller político como el de la BBC o incluso una adaptación, nueva versión o incluso una continuación de la serie inglesa o incluso la empatía con personajes y momentos específicos de la serie, lo que ayudó a los guionistas para preparar los momentos álgidos sin que esta perdiera interés, sino ganando aún más.

Pero el dato más importante que barajaron los directivos de Netflix, lo que les ha convertido en la cadena de series más exitosa y la gran competencia de HBO, fue el que comprobaron que los fanáticos de las series eran adictos a los grandes maratones de horas, que preferían ver una serie incluso ya emitida si tenían la opción de disfrutarla durante horas que un solo episodio de una serie nueva. Por lo tanto decidieron entregar la serie-temporada completa, 13 episodios, de golpe. El resultado de esto fue tan grande que esto se ha convertido en la marca personal de la cadena, que ha seguido este camino desde entonces.

Como vemos el Big Data ya está entre nosotros y es usado para analizar todos los ámbitos que rodean nuestras vidas. Este es un buen ejemplo y seguramente que, por lo menos Netflix, las productoras de ocio lo tienen muy en cuenta. Bienvenidos a la dictadura del Algoritmo.